El cierre de la gira A Dramatic Turn of Evens me dejo pensando una palabra: ¡Wow! Mis recuerdos de esta gira tienen muchos niveles: desde recibir la invitación para la audición, pasando por mi preparación del equipo para el disco, la grabación del mismo, todo tipo de lugares donde tocamos, y las manos de los fanáticos en el aire durante la gira. Lo que siento sobre todo esto viene de una sola cosa: la aceptación de los fanáticos hacia mí desde el primer show en Roma hasta el último show en Brasilia.

De verdad creo que el documental sobre las audiciones de baterista por si solo comunico las verdaderas intenciones de la banda, las cuales parecen perfectamente encajar con las necesidades de los fanáticos: que Dream Theater continúe existiendo y continúe haciendo música. Personalmente, pongo todo sobre la mesa a la vista de todos. Normalmente, no planearía ser emotivo frente a millones de personas, pero fue la verdad. Si no estuviese escribiendo esto ahora, simplemente publicaría una foto mía tras la batería en cualquiera de los shows y diría "Solo mira mi cara y sabrás como me siento."

Tocar en todos los shows lo más competentemente posible fue un trabajo duro. El reto de tocar cada show para que las canciones sonaran como las grabaciones orinales era evidente en mi dialogo interno mientras tocaba. Hablaba conmigo mismo todas las noches, con frases como "Aquí viene la cuestión con los 5, y luego el verso corto" para poder recordar todas las canciones. Un show de DT es un reto mental mas allá de cualquiera que pudiese haber imaginado, pero porque siento la música naturalmente y porque la banda completa se comunicaba tanto en el escenario, me dio la mayor alegría de mi carrera.

Distintos tipos de retos surgieron. Sufrir una herida de muñeca resultó en no poder firmar tantos autógrafos o estrechar manos algunas veces. El mantenerse en contacto con amigos desapareció, pero todos entendieron. La tecnología de las video-llamadas fue una ayuda inmensa, ya que ayudó a que mi familia no se sintiera tan lejos.

Una de las sorpresas de la gira fue el uso de las pruebas de los tiempos en la audición. Estar alrededor de un grupo de músicos que se podían adaptar tan rápido como una unidad hizo que nuevas ideas fluyeran de todos nosotros durante las pruebas de sonido y calentamientos de los shows. Ver a los muchachos trabajar un riff, un ritmo de batería o cantar una melodía con tal dirección fue muy satisfactorio y de gran ayuda para mí.

Finalmente, no puedo expresar suficiente gratitud a los fanáticos, a cualquiera en la organización de DT, cualquier tipo de destino, el apoyo de mi familia y las compañías patrocinantes, amistades y todo lo que tiene que ver con que yo haya terminado como el baterista en una banda con cuatro de los mejores seres humanos. No podría soñar con trabajar con mejores personas dentro y fuera del escenario. Toda la organización de DT es así. Se los digo de primera mano, experiencia tras experiencia, simplemente continuaré siendo profesional, agradable y enfocado en hacer más y más música que es interesante, melódica, e implacablemente “Dream Theater”. Las intenciones de la banda son tan “buenas” que no es sorpresa que la música fluya de nosotros en cuanto tocamos nuestros instrumentos, o que los buenos momentos ocurran cada vez que tenemos oportunidad de cenar juntos sin importar lo cansados que estemos.

- Mike Mangini